martes, 24 de junio de 2014

Los Estados Unidos y la Guerra Mundial

Luis Palacios Bañuelos - Nociones básicas

Los Estados Unidos proclaman su neutralidad ante el conflicto bélico que estalla en Europa siendo así fieles a su política de no intervención en los asuntos europeos. Su entrada en la guerra, en 1917, será la inyección que los aliados necesitan para el logro de la victoria. Esta neutralidad de los primeros años no impedirá, sino todo lo contrario, que se lleve a cabo una carrera comercial para abastecer las necesidades de material y de alimentos de los países en guerra. Los Estados Unidos aprovechan la coyuntura para conquistar los mercados abandonados por Europa, como los de América Latina.

Las compras de los beligerantes crean entre los Estados Unidos y la Entente una solidaridad económica y financiera. Especialmente Francia y Gran Bretaña habían obtenido de los Estados Unidos créditos bancarios por un importe de cerca de dos mil millones de dólares a finales de 1916.


La intervención
Todo el comercio de Estados Unidos-Entente debía hacerse por mar y el bloqueo británico y la guerra submarina alemana hacían peligroso el tráfico por el Atlántico. De ahí que Wilson se convirtiera en el defensor de la libertad de los mares. Las protestas americanas se hicieron duras tras el hundimiento de los trasatlánticos Lusitania y Sussex y llevaron al presidente Wilson a plantear un ultimátum a Alemania en 1916.


Reconstrucción gráfica del hundimiento del Lusitania. Año 1915


La vuelta a la guerra submarina a ultranza por parte alemana en febrero de 1917 será el hecho que decida a los Estados Unidos a entrar en guerra. También creó opinión en los Estados Unidos una noticia captada por los británicos y remitida a los americanos. Según esta noticia -no está demostrada su autenticidad- Zimmermann, secretario de Estado alemán, había ofrecido al Gobierno mexicano la devolución de los territorios de Texas, Nuevo México y Arizona si ayudaban militarmente a Alemania.

Hay otro hecho que influirá también en la decisión americana. La defección rusa en marzo de 1917 da a Alemania los medios de una victoria decisiva y al depurar a la Entente de su elemento antidemocrático identificaba su ideología a la de Wilson. Y un incidente más, el torpedeo del navío americano Vigilentia permite a Wilson, obtener del Congreso la declaración de guerra a Alemania el 2 de abril.


Los Estados Unidos en la guerra
La presencia de los Estados Unidos en el conflicto bélico supuso un esfuerzo notable. Debieron organizar la producción industrial de guerra y los transportes. Tres aspectos pueden destacarse en este esfuerzo de guerra:

- acrecentamiento de la producción industrial, en un 40%;
- suministros a crédito de materias primas a las industrias de guerra aliadas;
- preparación del ejército, en aquellos momentos mal preparado.

En mayo de 1917 se hace obligatorio el servicio militar, y un millón doscientos mil hombres están ya en Europa a finales de agosto de 1917, bajo las órdenes de Pershing.


Llegada del general Pershing a la ciudad de Boulogne-sur-Mer. Año 1917

Los esfuerzos de paz
Los Estados Unidos son «asociados», no «aliados». Wilson justifica su participación en el conflicto únicamente por la búsqueda de una paz justa que suprima para siempre las causas de nuevas guerras. El 8 de enero de 1918 presenta el presidente americano su plan -los «catorce puntos»- que intentan eliminar todas las causas objetivas que habían llevado al conflicto. De estos «catorce puntos» serán de realización inmediata la devolución de Alsacia-Lorena a Francia; la restauración de la independencia de Bélgica, Polonia, Servia y Rumania; autonomía de los pueblos del Imperio austrohúngaro por la aplicación del principio de las nacionalidades. Para un futuro preveían los catorce puntos: la publicidad de los acuerdos internacionales, la libertad de los mares y la libertad de cambios y la creación de una Sociedad de Naciones para arbitrar los conflictos entre potencias de manera que se hiciera reinar la justicia internacional.

Sin embargo, la paz a que se llega, que transfiere a los vencedores los despojos de los vencidos, no era la paz con que Wilson había soñado. Más aún, unidos en el esfuerzo de guerra los vencedores se dividirán a la hora de hablar sobre las condiciones de la paz.



  • Más información en Palacios Bañuelos, Luis, Manual de Historia Contemporánea Universal I, Dílex, 2003, Madrid.
  • Imágenes: 
    • Reconstrucción gráfica del hundimiento del Lusitania. Central News. Ilustración comentada en Mundo Gráfico, «La catástrofe del Lusitania», 19-V-1915, nº 186, p.16.
    • Bibliothèque Nationale de France: Arrivée du général Pershing à Boulogne-sur-Mer, 13 juin 1917. Agence Rol, 1917.



IH - Junio de 2014

1 comentario :

  1. En el pasado mes de octubre falleció el historiador Luis de la Sierra, autor entre otros de "El mar en la Gran Guerra" y "Corsarios alemanes de la Primera Guerra Mundial". Que descanse en paz nuestro gran maestro de la guerra naval y todo un referente en el tema, disfrutamos mucho con sus libros de la editorial Juventud

    ResponderEliminar